Inauguración Observatorio Astronómico de IZKI. 30 de septiembre en Korres


Colabora:
SiteGround web hosting HEGOBITALDEA
El cielo de verano ya llegó Mayo 2010
Viernes, 04 de Junio de 2010 07:20

Si en invierno reina claramente en el cielo Orión, en verano tenemos Escorpio, Sagitario y Cisne. Si algo tiene en común es que la Vía Láctea (nuestra propia galaxia) atraviesa dichas constelaciones o sus cercanías. Es en esas zonas del cielo donde más riqueza de campos estelares y  nebulosas encontramos. Estamos mirando el plano galáctico Si miramos en verano hacia el sur, hacia Sagitario, estamos mirando hacia el mismo centro de nuestra propia galaxia desde el barrio de las afueras en el que habitamos nosotros.

 

 

 

Esta foto es de una de las zonas más ricas en nebulosas de emisión: la constelación del Cisne. Atravesada por la Vía Láctea, contiene muchas zonas de emisión de Hidrógeno. El gas interestelar ionizado por la energía de estrellas jóvenes cercanas brilla con un resplandor débil dando lugar a esos colores rojizos. Atraviesan la zona, además, nubes oscuras de polvo interestelar que oscurecen la rojiza emisión de la nebulosa que hay detrás generando sugerentes figuras en las que podemos dejar volar la imaginación. Una de esas formas es conocía como la nebulosa del pelícano En la parte superior derecha de la foto. Y la de la izquierda es la nebulosa Norteamérica, que el encuadre no permite ver en su totalidad.

Esta foto es una primera prueba del “comboscopio Wall-e”. Consiste en dos tubos puestos en paralelo sacando fotos simultáneamente. Uno de ellos con un filtro Ha que capta solamente las zonas nebulares de Hidrógeno alfa antes mencionadas. Después sumamos las fotos de los dos trenes ópticos para obtener la imagen final.

 

 

En la foto tenemos a Wall-e mirando curioso hacia la cámara

Saludos,
Mikel Martínez